Get Adobe Flash player
Inicio Coros

Hermandad filial número 80 de la Pontificia, Real e Ilustre Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte

El Coro Chico

alt

 

CORO DE LA HERMANDAD DEL ROCIO DE VALENCIA

La Hermandad del Rocío de Valencia, dentro de su programa de actividades cuenta también con un grupo de hermanos/as, conocidos familiarmente con el nombre de "CORO CHICO" que con gran esfuerzo y amor dedican muchas horas a ensayar nuevas canciones participando igualmente en diversos actos benéficos, ayudando y alegrando a las personas que visitan en diferentes Hospitales, Asilos, Residencias de Ancianos, Cárceles, Asociaciones Culturales, ONG's, Etc. Su director musical en la actualidad es Don Felix Sánchez Pérez.

 

Igualmente se encargan de realizar el Rosario cantado por sevillanas, que se celebra cada segundo sábado de mes a las nueve de la noche en nuestra Casa de Hermandad.

 

El Coro Chico de la Hermandad está constituido por un conjunto de hermanos y hermanas unidos por un afán común de hacer realidad, poniendo su granito de arena, el cumplimiento de las Reglas de la Hermandad a través de su dedicación al prójimo.

 

Esta dedicación la materializa a través de sus actuaciones en centros donde entiende, según sus Estatutos, que puede llevar un poco de alegría y de optimismo aliviando de alguna manera el sufrimiento de las personas aunque solo sea unos momentos.

 

ACTUACION ASILO CORO CHICO.

En sus visitas a residencias de ancianos (Asilos), personas en dificultades económicas (Centros de acogida), enfermos (Centro de estado Terminal) etc. además de cantarles, conviven con ellos y siempre que es posible, realizan una aportación económica.

 

Este Coro nunca ha hecho de su cante un emblema ni entra en consideraciones competitivas de ningún tipo, está en su sitio, fiel a sus Estatutos y siempre atento a su Hermandad que es su verdadera razón de ser. Unas veces canta mejor y otras no tanto, pero esto, aunque tratan de mejorarlo, no es su objetivo final; todos los martes del año ensaya en la Hermandad y aquí se produce algo más, se produce la convivencia entre hermanos, aquí surgen temas, se debate y como telón de fondo queda una mayor y creciente compenetración que redunda en beneficio propio (todos nos enriquecemos con el diálogo) y, por supuesto, en beneficio de la propia Hermandad.

 

Las actividades de este Coro son planteadas permanentemente como tres caras diferentes de un único objetivo:

 

Por una parte se trata de llevar alegría y solidaridad a grupos de personas que, por diversas causas viven situaciones personales difíciles o dolorosas como ya se ha dicho.

 

Por otro lado, este Coro canta y actúa en colaboración con obras benéficas, ayudando a recaudar fondos a la Parroquia o institución par la que actúa, y cuando se le requiere en actuaciones donde entiende que con su presencia puede contribuir modestamente a dar a conocer la "idiosincrasia Rociera", que con más propiedad y atino podríamos llamarla "filosofía Rociera".

 

Por último, este Coro canta "par escucharse a si mismo", canta porque le sale del alma, porque así los sentimientos de sus componentes, convertidos en obra de arte, que sin duda son sus canciones, toman forma y se levan hasta llegar allí donde la fe y la sinceridad de cada uno puedan alcanzar:
 

 

......Cuando el Coro chico canta

La ilusión camina

El corazón se anima,

El ánimo se levanta..

 

 

Pero el objetivo único que este coro tiene y en el que convergen los tres tipos de actividad anteriores, es el de rendir culto y hacer expresión continua de Amor a la Blanca Paloma, como así llamamos los Rocieros a nuestra querida Virgen del Rocío.

 

Este coro trabaja "para que las palabras no se las lleve el viento", para que su Amor a la Virgen sea cada vez mas auténtico y real, ahí está la verdadera clave de su existencia.

 

Ensaya todos los lunes en la casa de la Hermandad en Valencia, delante de la Hornacina en la que se encuentra una preciosa imagen de la Virgen del Rocío y según se comenta, en realidad no se va para cantar sino para piropear a la Virgen; podríamos decirlo de esta manera: 

 

Cuando el Coro chico canta

La ilusión camina

El corazón se anima,

El ánimo se levanta

Nuestras canciones

Convertidas en oración

Dejan ecos de ilusión

Que, seguro a la Señora

Le toca el corazón.

Lo sabemos cuando llega la hora:

Ella benevolente,

En silencio nos mira

Y, con mirada complaciente,

Llena de azul

Llena de luz,

Una sonrisa nos tira...

 

 

Porque están convencidos de que cuando ellos se marchan y cierran la puerta después de ensayar, la Virgen, sola en la oscuridad, tararea por sevillanas o por fandanguillos con olores de azahar, las esperanzas e ilusiones que cada uno de ellos dejaron ante su altar.

 

El CORO CHICO